Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




OMH Contenido

La creación de un oasis en medio del desierto alimenticio: Estrategias para la prevención de la obesidad infantil
Read this article in English

Por Jorge E. Bañales

La obesidad infantil llega a niveles de epidemia entre las minorías en Estados Unidos y las comunidades enfrentan la falta de variedad de alimentos frescos en sus vecindarios - aéreas denominadas "desiertos alimenticios" - para sobreponerse a uno de los obstáculos a una dieta saludable, y para educar bien a los niños sobre la comida.

"Los desiertos alimenticios son un tema importante en la prevención de la obesidad", según Steve Kelder, codirector del Centro Michael y Susan Dell para Una Vida Saludable de la facultad de Salud Pública de la Universidad de Texas. "No tiene sentido que aconsejemos a los menores de edad o a los adultos que coman comida saludable cuando esa comida no está disponible en su vecindario".

Las investigaciones demuestran que dónde viven los niños, qué comen y qué oportunidades tienen de realizar actividades saludables son pronosticadores importantes de su bienestar mental y físico mientras crecen. Enfermedades que antes afectaban principalmente a los adultos ahora también afectan a los niños. La diabetes, el aumento de peso extremo y los niveles altos de presión y colesterol se deben a qué alimentos se consumen y a la falta de actividad física.

"Cuando lo único a que le tienes acceso es la comida de un almacén de la esquina, eso es lo que comes",, dijo Kelder. "Desafortunadamente, muchas aéreas en zonas urbanas deprimidas y en zonas rurales no tienen supermercados con alimentos saludables. Peor aún, los desiertos alimenticios casi siempre se encuentran en barrios de bajo ingreso, donde no hay acceso fácil a transporte hasta los supermercados. La epidemia de obesidad infantil no se resolverá en estos vecindarios hasta que no se logre una equidad en la disponibilidad de alimentos."

Dichos vecindarios también son menos propensos a tener parques o lugares que promuevan el caminar u otras actividades físicas, y tienden a ser menos seguras, lo que influye a aquellas personas que quieran caminar o participar en actividades al aire libre.

Los alimentos saludables típicamente son más caros y aunque la mayoría de los vecindarios tiene un almacén de esquina donde la gente compra las provisiones diarias como el pan y la leche, en estas tiendas casi siempre falta una selección de frutas y vegetales.

Los estudios se han fijado en la asociación entre el número de supermercados en barrios de bajo ingreso y la obesidad, pero una asociación no significa una relación de causa y efecto, según Keith-Thomas Ayoob, director de la Clínica de Nutrición en el Centro de Rehabilitación y Evaluación de Niños, y profesor asociado de pediatría clínica en la escuela de medicina Albert Einstein, en Nueva York.

"Un mercado con comida fresca puede surgir en cualquier barrio que tenga el número suficiente de personas que lo apoyen", dijo Ayoob. "Los mercados de granjeros aparecen en miles de vecindarios de bajo ingreso a lo largo del país, pero para que se mantengan allí la gente tiene que usarlos".

En Filadelfia, el Mercado Común, un distribuidor, sin fines de lucro, de alimentos frescos de granjas locales, provee comida para los niños del área.

"Vivo en uno de los barrios de más bajos ingresos y de mayoría negra en la zona de captación escolar en Filadelfia, donde más de 90 por ciento de los estudiantes califica para el almuerzo a precio reducido o gratis", dijo Tatiana García-Granados, cofundadora y directora ejecutiva del Mercado Común.

"La idea del Mercado Común nació de la frustración por la falta de opciones de alimentos frescos y saludables en el vecindario", dijo García-Granados. "Mi esposo y yo tratamos de crear un mercado de granjeros y un club de compras para enfrentar esta necesidad y nos dimos cuenta que el problema era mucho más grande -- que la infraestructura que conecta a las granjas con la ciudad había desaparecido. El Mercado Común se esfuerza en recrear ese enlace, y permite que la comida fresca más saludable llegue a la ciudad de una forma asequible y eficiente".

El Mercado Común, ahora en su tercer año de operaciones, ha crecido al suministrar comida a servicios institucionales -- hospitales, escuelas públicas y privadas, universidades y lugares donde se provee cuidado a largo plazo para ancianos - con comida traída directamente de granjas familiares dentro de un radio de 100 millas (160 kilómetros) de Filadelfia. Como muchos estudios han demostrado, la comida local es más nutritiva porque se cultiva y se cosecha en el área y debido a su frescura ya que no está sujeta al almacenamiento, congelamiento, y traslado sobre largas distancias. Todos los granjeros del Mercado Común siguen normas de cultivo que limitan el uso de químicos y pesticidas y cumplen con los requisitos más altos de seguridad en la comida.

Según Kelder, el acceso a alimentos saludables debe ser la prioridad principal en los esfuerzos para la prevención de la obesidad y él sugiere que la gente y las comunidades tomen el asunto en sus propias manos.

"La respuesta honesta es política", dijo. "La gente que vive dentro de desiertos alimenticios necesita alentar, de alguna forma, el desarrollo de proveedores de alimentos saludables. Y para hacer eso, se necesita que des a conocer tus deseos. Visita tu cámara de comercio local, y visita a los funcionarios locales elecgidos, o trata de hablar con tu pastor en la iglesia. La acción política no sucede hasta que alguien hace una pregunta".

Para conseguir alimentos saludables, según Kelder, a veces se trata solo de preguntar. "Pídele al mercado de la esquina que tenga provisiones de alimentos saludables y luego cómpralas cuando las tengan," dijo. "Los dueños de estos comercios quieren vender productos que sus clientes quieran comprar".

Kelder también sugiere la compra y el envío directamente al hogar de alimentos saludables por medio de tiendas minoristas en internet. Y aunque admite que ésta no es una gran opción para las frutas y verduras, sí es una buena manera de conseguir alimentos procesados saludables, particularmente cereales y alimentos con niveles altos de fibra.

"También hay muchas tiendas de comestibles y jardines comunitarios que envían los alimentos directamente a tu casa", dijo.

"Finalmente, pon en marcha un jardín familiar o comunitario", dijo Kelder. "Nuestros abuelos cultivaban la mayor parte de sus alimentos en el fondo. Y además, es una buena forma de hacer ejercicio, por lo menos durante parte del año. Si una pequeña granja no es una opción para ti, considera hacerte miembro de una cooperativa de alimentos local, o involúcrate en la agricultura respaldada por tu comunidad".

Para que la ida al mercado local de comida fresca valga la pena, Ayoob les dice a las familias que conviertan la tarea en algo más que sobre la comida, que no se convierta en un recado más. En cambio, hay que convertirlo en una experiencia.

"Hazlo parte de la diversión familiar", dijo Ayoob. "Haz que los niños hablen con los granjeros, que aprendan sobre los alimentos frescos. Incluso si tienes un solo supermercado en el vecindario, involucra a los niños en la compra de la comida contigo y en la ayuda de la preparación de la comida".

Ayoob también respalda a los jardines como una forma para educar y solucionar problemas.

"Si tienes un fondo, tienes una oportunidad de tener un jardín para minimizar un desierto alimenticio", dijo Ayoob. "Un fondo en donde no se cultiva algún tipo de alimento por lo menos parte del año es una oportunidad desperdiciada. Esto también crea un oportunidad para que los niños aprendan sobre y que valoren la comida".

El frente escolar de la epidemia de obesidad
Programa Nacional de Almuerzos Escolares
Índices de obesidad del CDC
Nutrición 101
Nutrition.gov (en español)
Healthfinder.gov (en español)
Como se han distorsionado las porciones (en ingless) Salida del sitio
Let's Move (en español)






Última modificación: 18/07/2011 02:54:00 PM

OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias