Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




OMH Contenido

Que los niños no engorden cuando estén solos en casa
Read this article in English

Por Jorge E. Bañales

Todos los días millones de niños están solos en casa porque ambos padres trabajan. En muchos casos, los padres no tienen el tiempo o el dinero para ir a un supermercado que ofrezca alimentos saludables y tampoco pueden controlar qué comen sus hijos cuando se quedan solos en casa. Los niños no pueden jugar afuera porque el vecindario no tiene zonas donde ellos puedan estar sin peligro. Entonces, se sientan frente a la computadora o la televisión y miran propagandas que promueven alimentos con un alto contenido de calorías y grasas.

Pies sobre una balanza.La obesidad es una creciente epidemia entre los niños en Estados Unidos, y se propaga más rápidamente entre niños hispanos, específicamente entre mexicano-estadounidenses. Según los investigadores, los mayores vaticinadores de su buen estado mental y físico mientras crecen son dónde viven estos niños, qué comen y qué chances tienen de dedicarse a actividades saludables.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla (en inglés) [PDF | 6MB]) entre 1988–2004, casi se duplicó la prevalencia total de niños de 2 a 5 años de edad con sobrepeso, con un aumento de casi 7 por ciento al 14 por ciento. Entre 2003-2003 los niños mexicano-estadounidenses que tenían entre 6 y 11 años tenían 1,3 veces más posibilidades de tener sobrepeso que los niños blancos no hispanos.

Según el inspector general de sanidad de Estados Unidos la obesidad es una preocupación particular para nuestros niños, ya que los adolescentes con sobrepeso tienen una chance de 70 por ciento de convertirse en adultos obesos. Entre los adultos, los CDC dicen que el sobrepeso y la obesidad están vinculados con un aumento en el índice de mortalidad, al igual que riesgos elevados de enfermedad coronaria, diabetes, y algunos tipos de cáncer.

"En los vecindarios en donde hay mucha pobreza, e incluso en las escuelas, donde crecen la mayoría de los niños hispanos, el ambiente se caracteriza por una falta de acceso a alimentos saludables, y falta de acceso a actividades deportivas y a actividad física durante el tiempo libre", dijo Rafael Pérez-Escamilla, Ph.D.,Salida del sitio (en inglés) profesor de Ciencias Nutricionales y Salud Publica en la Universidad de Connecticut, y director del Centro para la Eliminación de Discrepancias de Salud entre los Latinos (CEHDL por su sigla en inglés).

La Doctora Angela Londoño-McConnell,Salida del sitio (en inglés) una psicóloga licenciada y presidente y cofundadora de AK Counseling & Consulting, Inc., dijo que muchos padres hispanos hoy trabajan largas horas o tienen múltiples trabajos. Lo que limita la cantidad de tiempo que pueden pasar con sus hijos, y su habilidad para cocinarles platos saludables y para controlar lo que comen.

"Si los niños viene a casa después de la escuela y si solo van a comer algo liviano, gravitarán hacia cualquier alimento que esté disponible y que, típicamente, no es lo más saludable", dijo. “Los padres son el ejemplo para todo tipo de comportamiento incluso la selección de comida, y una de los mayores influyentes sobre que comen los niños es que está disponible. Ellos no tiene un auto para ir a comprarse comida en el almacén."

Para Pérez-Escamilla los padres son los guardianes nutricionales quienes toman las decisiones sobre la compra y preparación de la comida, y quienes les dan a los niños acceso a diferentes tipos de comida. "Los niños tienden a imitar lo que hacen sus padres, así que lo que ellos ven que sus padres comen tiene influencia sobre sus decisiones alimenticias."

La raza, etnia, el estado socioeconómico y el ambiente son muy importante dijo Luisa N. Borrell, D.D.S., M.P.H.,Salida del sitio (en inglés) profesora asociada del Departamento de Salud y Ciencias de Lehman College.

Los vecindarios latinos tienen un índice más alto de densidad de comercios de comidas baratas y precocinadas y de carteles que promueven productos que no conducen a una dieta saludable, dijo Pérez-Escamilla. Según Borrell, uno de los indicadores para localizar restaurantes de comida rápida es el porcentaje de minorías en la población de un vecindario.

"Esos vecindario también tienen menos posibilidades de contar con zonas verdes que promuevan los paseos y las actividades físicas", dijo Borrell. “Estos vecindarios tienden a ser menos seguros y es menos frecuente el patrullaje policial. Esto último afecta si la gente quiere o no caminar o participar en actividad al aire libre". Londoño está de acuerdo y dice: "En general, creo que en nuestra sociedad los niños no se dedican mucho a jugar afuera".

Los alimentos saludables son típicamente más caros, dijo Londoño. La mayoría de los vecindarios tiene una bodega donde la gente compra la comida diaria como el pan y la leche, pero falta la selección de frutas y verduras. Los vecindarios con bajo nivel de ingreso habitualmente carecen de un supermercado grande abastecido con una variedad de alimentos saludables, y la falta de transporte contribuye a que los residentes compren cualquier cosa que esté disponible cerca de sus casas, dijo.

Según Londoño, las escuelas, que tiene una gran influencia en la vida de los niños, han recortado programas de educación física de su currículo. Ella piensa que esto les dice a los niños que el ejercicio no es importante.

Para Pérez-Escamilla, las escuelas en vecindarios de bajo ingreso no han podido proveer educación nutricional de calidad, ni acceso a platos y comidas livianas saludables a los niños que enseñan. "¿Cómo pueden los padres latinos hacer una diferencia cuando ni siquiera las escuelas a las que asisten sus hijos enseñan nutrición saludable ni apoyan la elección de alimentos saludables dentro de sus paredes?", pregunto Pérez-Escamilla.

Los niños son el principal blanco de los avisos por televisión de comidas basura y alimentos con un alto contenido de calorías durante las horas en que ellos miran más televisión, dijo Borrell. "Se sabe que los niños y los adultos casi siempre comen mientras miran televisión y que ciertos avisos motivan a las personas a que coman".

Para combatir la creciente epidemia de obesidad infantil Borrell piensa que debería haber una fuerte campaña educacional para ensenarle a la gente acerca del riesgo a la salud de la obesidad en los niños. Ella sugirió que el tema de obesidad debería de tener una campaña similar a la Truth CampaignSalida del sitio (en inglés) en contra de fumar. "Hemos obtenido alguno logros en retrasar o prevenir que los jóvenes fumen, ¿por qué algo similar no podría funcionar para la obesidad?"

Lea más, involúcrese

Articulos relacionados
Obesidad infantil: corazones solitarios y parques desiertos
Los californianos se unen en la cruzada contra la obesidad
Para nutrirse bien: diversifique el portafolio

Recursos
Información general sobre la obesidad infantil
El sobrepeso y la obesidadSalida del sitio
Kidshealth.orgSalida del sitio
América en movimientoSalida del sitio
¿Qué pueden hacer los padres?Salida del sitio

Podcasts
No se quede en la mesa

Es posible que necesite el programa Adobe Reader para visualizar el contenido de algunos enlaces presentados en esta página. Si todavía no dispone de Adobe Reader, puede descargarlo de forma gratuita. Salida del sitio





Última modificación: 14/08/2009 02:51:00 PM

OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias