Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




OMH Contenido

Ciencia e investigación para prevenir la ceguera por diabetes
Read this article in English

Por Fia Curley
Traducido por Isaac Itman

Más de 20 millones de personas tienen diabetes y se espera que otras seis millones sean diagnosticadas con la enfermedad, lo cual aumenta las posibilidades de que sufran complicaciones tales como la pérdida de visión.

Según la Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud (AHRQ, por sus siglas en inglés), la problemática de la diabetes es mucho mayor para los grupos minoritarios que para la población blanca. Por ejemplo, la diabetes afecta a un 10.8% de los negros no hispanos, 10.6% de mexicano-americanos y 9% de nativo-americanos, en comparación con el 6.2% de los blancos. A su vez, algunos grupos minoritarios también tienen índices mucho más altos de complicaciones y muertes relacionadas a la diabetes y en algunos casos llegan a ser hasta 50% más que los que se registran en la población total.

Mujer latina con gafas.Como cada vez hay más personas que corren riesgo de desarrollar diabetes, el foco de atención está cambiando para prevenir la principal causa de ceguera en diabéticos de entre 20 y 74 años de edad.

"Parece raro, pero no sabemos por qué la gente que tiene diabetes pierde su visión", dijo el doctor Tom Gardner, profesor y subdirector de investigación y oftalmología del centro médico Milton S. Hershey de la Facultad de Medicina de la Universidad Penn State, y agregó que el tema es de suma importancia para los grupos minoritarios por la presencia de índices más altos de diabetes en sus comunidades.

Según el Centro Coordinador Nacional de Información sobre la Diabetes (NDIC, por sus siglas en inglés) la retinopatía diabética causa entre 12 mil y 44 mil nuevos casos de ceguera por año y afecta aproximadamente a entre el 40 y 45% de las personas con diabetes. El problema ocurre cuando se produce un daño en los vasos sanguíneos de los ojos y éstos pueden hincharse, perder líquido o empezar a formarse sobre la superficie de la retina, lo cual va provocando gradualmente una pérdida de visión.

"La retinopatía diabética tiende a ser diagnosticada bastante tarde, cuando la gente ya empezó a perder su visión", dijo Gardner. "Si ahora estamos perdiendo la batalla, vamos a estar incluso más lejos si no aprendemos a diagnosticar la enfermedad y empezamos a tratarla más temprano".

Según la Association for Research in Vision and Ophthalmology (asociación para la investigación de salud ocular y oftalmología), las investigaciones recientes muestran la posibilidad de prevenir la retinopatía diabética.

Los investigadores utilizaron ratas de laboratorio con retinopatía diabética en etapas iniciales y probaron utilizar inyecciones de insulina en la capa subconjuntival del ojo, para lo cual decidieron emplear dosis de entre 0.1 a 1u (u=unidades). Una vez concluido el estudio pudieron determinar que la insulina aplicada en el ojo no aumenta los niveles de azúcar en sangre ni tampoco interfiere con las funciones normales del ojo. Por el contrario, la investigación demostró que la insulina retarda el desarrollo y la progresión de la retinopatía diabética temprana. El estudio también analizó cuál fue la respuesta de unos hidrogeles implantados en el ojo, cuya función consistía en suministrar insulina de seis meses a un año.

"En la actualidad existen algunos defectos en la forma como tratamos ciertas enfermedades", dijo el doctor Ravi Singh, investigador principal del estudio. "Particularmente en el caso de la retinopatía diabética porque sólo la tratamos en las etapas avanzadas y ahí es cuando los beneficios superarían a los riesgos".

Singh dijo que los resultados han sido positivos tras cuatro o cinco ensayos con alrededor de dos docenas de ratas de laboratorio, lo cual le hace entrever dónde se verán los frutos de la investigación.

"Soy optimista, pero mi optimismo es mesurado porque la ciencia no siempre va en la dirección que uno espera", dijo Singh. "Este tratamiento, si va por el camino que pensamos, sería una puerta de esperanza para la gente que tiene la enfermedad en etapas tempranas".

En un artículo de la publicación Preventing Chronic Diseases de julio de 2005, la doctora Dorothy Godhes y sus colegas tratan el problema de las enfermedades oculares relacionadas a la edad y sostienen que la corrección de los problemas de visión disminuiría la posibilidad de caerse y quebrarse la cadera; así como también reduciría la depresión y el estrés que experimenta la familia del paciente. Uno de los aspectos principales que destacaron los investigadores fue el hecho de que el sistema de salud pública necesita afrontar los problemas de visión relacionados a la edad.

La directora de prensa de Prevent Blindness America, Sarah Hecker, dijo que los beneficios de conservar la visión también pueden apreciarse en actividades cotidianas como leer el diario, manejar e incluso comer.

"En Prevent Blindness America sentimos que la investigación es la clave para ayudar a preservar la visión de adultos y niños", dijo Hecker. "Es algo muy importante pero a veces se queda por el camino porque existen muchas enfermedades graves que están por delante de los problemas de la vista. Nosotros solamente queremos recalcar que los temas de visión pueden ser temas de calidad de vida".

En lugar de reaccionar después de que el mal ya fue declarado, el director de cuidados clínicos de la American Optometric Association (asociación americana de optometría), Jeffrey L. Weaver, aconseja que la gente empiece a adoptar medidas preventivas de forma temprana.

"Lamentablemente no pensamos en la prevención hasta que es demasiado tarde", dijo Weaver. "Es probable que una de las mejores cosas que se pueden hacer es realizarse exámenes oculares periódicos".

Weaver señaló que todas las personas que tengan entre seis meses y 60 años deberían hacerse un examen ocular cada dos años. Después de los 60 años, los controles deberían sumarse al resto de exámenes de rutina que se hacen anualmente.

En el caso particular de los diabéticos, esto significa que tienen que cumplir con los exámenes oculares pero que también deben controlar los niveles de azúcar en sangre para que la retinopatía diabética no se convierta en una complicación.

"Hay una necesidad de superarse de forma continua", dijo Singh. "Mejor atención médica también significa tener una población económicamente productiva. Esto es algo que se debe hacer por el bien de todos".

Fia Curley es redactora del OMHRC. ¿Comentarios? Email: fcurley@minorityhealth.hhs.gov.

---

Enlaces

Información general sobre la retinopatía diabética
http://www.nei.nih.gov/health/espanol/retinopatia.asp

Problemas de la vista asociados a la diabetes
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/diabeticeyeproblems.html

Enfermedades de la retina
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/retinaldisorders.html

Problemas y pérdidas de la visión
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/visionimpairmentandblindness.html

Lesiones del ojo
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/eyeinjuries.html

Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud
http://www.ahrq.gov/consumer/espanoix.htm

Centro Coordinador Nacional de Información sobre la Diabetes
http://diabetes.niddk.nih.gov/index_sp.htm

Artículos relacionados

Tu diabetes es mi diabetes: un asunto familiar y bilingüe
¡Que la luz del sol no te toque los ojos!
¡Que no lo venza la diabetes!






Última modificación: 02/04/2008 01:56:00 PM

OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias