Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




OMH Contenido

Abuso de sustancias en la comunidad latina
Read this article in English

Por Isaac Itman

Una joven mexicana cansada de ser abusada sexualmente por su padre y hermanos mayores, decidió cruzar la frontera hacia Estados Unidos pero en el trayecto fue violada nuevamente por desconocidos. Después de esa experiencia, su único refugio lo encontró en el alcohol.

En la actualidad, se encuentra en el camino hacia la recuperación gracias a El Centro de las Américas, Salida del sitio una organización sin fines de lucro que está ubicada en Lincoln, Nebraska, y ofrece programas educativos, asesoramiento y grupos de apoyo en español para latinos.

Según María Helena Villasante, coordinadora de servicios bilingües y biculturales del centro, muchos de los pacientes han vivido experiencias traumáticas, incluyendo abuso físico y sexual, y el 99% de ellos tienen antecedentes familiares de abuso de alcohol.

Fotografía de una mujer latina"Dentro de nuestros pacientes existe una tendencia a negar los problemas de adicción, a actuar como si nada pasara, y estas actitudes se transmiten de generación a generación", dijo Villasante. Sin embargo, al igual que en el caso de la joven anteriormente mencionada, Villasante ha visto una fuerte relación entre abuso de sustancias y casos no tratados de trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés).

El 97% de las personas que buscan ayuda en El Centro de las Américas son hombres y mujeres mexicanos que provienen de hogares con bajos ingresos y la mayoría de ellos se encuentra entre los 19 y 24 años de edad.

"Como vienen de lugares donde su mayor preocupación es satisfacer las necesidades básicas, la última cosa que se les ocurre es buscar ayuda profesional, entonces se sienten avergonzados y recién hablan sobre el tema mucho después de que pasó", expresó Villasante.

Un informe de la Oficina de Estudios Aplicados (OAS, por sus siglas en inglés), indica que dentro del grupo de personas mayores de 12 años, el índice de abuso de sustancias para los hispanos es del 10%. El índice es más bajo que el de los nativo-americanos o nativos de Alaska (19%), pero más alto que el de los blancos (9.2%) y el de los afroamericanos (9 %).

En la zona de Westside de Kansas City, Missouri, el programa Día por Día de la organización sin fines de lucro Guadalupe Centers, Salida del sitio atiende las necesidades y carencias de la comunidad latina. Mercedes Mora, supervisora clínica del programa, dijo que según su experiencia profesional ha visto cambios en cuanto a la edad de iniciación en el consumo de sustancias y a la elección del tipo de drogas en el caso de hombres latinos.

"Los hombres latinos están empezando a consumir drogas y alcohol a una edad más temprana pero inician los tratamientos de rehabilitación cuando ya son mayores", dijo. "Lo que vemos ahora, y no veíamos hace cinco o diez años atrás, es que además del alcohol, también consumen marihuana y cocaína".

Las observaciones de Mora parecen respaldar un informe de 2007 conducido por la Oficina Nacional de Políticas para el Control de Drogas (ONDCP, por sus siglas en inglés), el cual revela que más del 10% de los alumnos hispanos de octavo grado manifestaron consumir drogas ilícitas de forma habitual, en comparación con los alumnos blancos (8%) y afroamericanos (9%).

Además, los resultados también muestran que los adolescentes hispanos están consumiendo más cocaína, heroína y metanfetaminas que los adolescentes blancos o afroamericanos. Por otro lado, el informe también sostiene que los hispanos que se han asimilado a la cultura estadounidense tienen 13 veces más probabilidades de manifestar haber consumido sustancias ilícitas que los hispanos que no han experimentado el proceso de aculturación.

Mora dijo que también ha visto abuso de sustancias en pacientes inmigrantes que se sienten desbordados emocionalmente por la experiencia migratoria, la cual viene aparejada con tener que vivir junto con otros hombres solos y enviarles dinero a las familias que se encuentran en sus países de origen.

"Aquí tengo hombres adultos que en la primera sesión del programa se sienten tan disgustados por la nostalgia y la depresión que después de treinta minutos ya están emocionados", dijo.

Otro punto clave en el proceso de recuperación y éxito del tratamiento del abuso de drogas es brindar servicios culturales y lingüísticos adecuados para atender las necesidades de los clientes, explicó Mora. En 1991, la organización Guadalupe Centers empezó a buscar terapeutas licenciados que fueran hispanohablantes pero esto resultó ser una tarea difícil.

"Tuvimos que empezar desde cero", dijo Mora. "Muchos de nuestros pacientes hablan predominantemente español, lo cual significa que tienen suficientes conocimientos de inglés como para defenderse pero los programas son mucho más efectivos si se imparten en su primera lengua".

Lisa Zimmerman, directora del programa de cuidados de salud mental de La Clínica del Pueblo, Salida del sitio una organización sin fines de lucro ubicada en Washington DC y que provee servicios médicos gratuitos para la comunidad latina, dijo que el trauma provocado por la guerra, la experiencia migratoria y las presiones económicas representan las principales causas de abuso de sustancias entre sus pacientes.

Más del 90% de las personas que llegan a La Clínica del Pueblo carecen de seguro médico y tienen ingresos por debajo de la línea de pobreza. Como la mayoría de los pacientes son de América Central y América del Sur, los servicios se ofrecen en español. Zimmerman dijo que se han esforzado en generar conciencia sobre la necesidad de recibir tratamiento y la importancia de lograr la recuperación, sobre lo cual agregó que han visto resultados positivos después de participar en los programas.

"Hemos trabajado mucho para reducir el estigma asociado a recibir atención médica para la salud mental y tratamientos contra el abuso de sustancias", dijo. "Vemos que la gente está más dispuesta a buscar ayuda".

---

Isaac Itman es redactor del OMHRC. ¿Comentarios? info@minorityhealth.hhs.gov

Enlaces

Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA)
http://www.nida.nih.gov/nidaespanol.html

Salud Mental: Parte de nuestra Vida
http://www.nuestrasaludmental.samhsa.gov/

Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA)
http://hablemos.samhsa.gov/about/defaults.aspx

Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (NIAAA)
http://www.niaaa.nih.gov/Publications/PamphletsBrochuresPosters/Spanish/default.htm

El Centro de las Américas
http://elcentrodelasamericas.org/index_es.php Salida del sitio

Guadalupe Centers, Inc.
http://www.guadalupecenters.org/ Salida del sitio

La Clínica del Pueblo
http://www.lcdp.org/Espanol/Casa.html Salida del sitio

Artículos relacionados

Casa Esperanza: un lugar para volver a empezar
¡A ganarle al alcoholismo en las universidades!
Prevención del maltrato infantil a través de redes sociales






Última modificación: 14/01/2008 11:36:00 AM

OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias