Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes

Glosario bilingüe de prevención del VIH/SIDA





Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




OMH Contenido

Inmunizaciones

Inmunizaciones

 
 
Inmunizaciones
 
 
Adultos
¿Deben vacunarse los adultos?
Sí. Algunos adultos cometen el error de asumir que las vacunas que recibieron de niños los protegerán por el resto de sus vidas. Por lo general esto es cierto, pero en algunos casos existen adultos que nunca fueron vacunados en su infancia, o bien algunas vacunas nuevas no estaban disponibles en esa época. Del mismo modo, también ocurre que el sistema inmunológico puede deteriorase con el transcurso de los años y por consiguiente, a medida que vamos envejeciendo nos volvemos más vulnerables a enfermedades graves causadas por infecciones comunes (como la influenza o gripe y el neumococo).

¿Qué vacunas necesito?
A veces es difícil entender o llevar la cuenta exacta de cuáles son las vacunas necesarias. La página de Internet de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), tiene un formulario disponible que lo puede ayudar a entender qué vacunas puede llegar a necesitar. Las preguntas en el formulario le ayudan a usted y a su médico a decidir qué vacunas podría necesitar y cuándo debe vacunarse. Es más, puede imprimir el formulario, completarlo y llevarlo a su próxima consulta médica. La versión clínica del formulario puede ser distribuida y utilizada en las clínicas y en las oficinas de los profesionales de la salud.

¿Existen efectos secundarios asociados a las vacunas?
Las vacunas se encuentran entre las medicinas disponibles más seguras. Algunos de los efectos secundarios son molestia en el brazo o fiebre baja. Como con cualquier medicina, existen riesgos muy pequeños que pueden ocurrir después de recibir una vacuna. Sin embargo, los riesgos potenciales asociados con las enfermedades que estas vacunas previenen son mucho mayores que los riesgos potenciales relacionados con las vacunas mismas.

¿Cada cuánto tiempo debo vacunarme?
En la mayoría de los casos, las vacunas para la enfermedad neumocócica (con excepción de los pacientes con riesgo particular a experimentar complicaciones por las infecciones neumocócicas), sarampión, paperas y rubéola, se administran una vez y ofrecen protección para toda la vida. Por su parte, la vacuna contra la gripe debe administrarse de forma anual debido a la posible aparición de nuevas cepas del virus que no hayan sido contempladas en las vacunas anteriores. Asimismo, cada diez años es necesario recibir dosis adicionales de la vacuna antitetánica y antidiftérica (generalmente administradas por medio de una fórmula compuesta por ambas conocida como doble bacteriana) para mantener la inmunidad contra estas enfermedades. La vacuna contra la hepatitis B se administra en tres dosis dentro de un período de seis meses. A las personas que no han tenido varicela se les recomienda dos dosis de la vacuna contra dicha enfermedad. También se debe tener en cuenta que para asegurar una protección a largo plazo, se deben suministrar dos dosis de hepatitis A en un intervalo de entre 6 y 12 meses.

¿Existen vacunas para adultos que protejan contra enfermedades contagiosas?
Sí. Se puede acceder fácilmente a las vacunas para adultos encargadas de prevenir enfermedades tales como la gripe, la enfermedad neumocócica y la hepatitis B. Las vacunas contra el sarampión, las paperas, la rubéola (sarampión alemán), la hepatitis A, tétanos, difteria y varicela, también son necesarias para algunos adultos. Las recomendaciones del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos señalan claramente quienes se encuentran en riesgo de contraer estas enfermedades y quienes deben ser vacunados para prevenir estos males y sus complicaciones.
Niños
¿Por qué es importante la vacunación infantil?
Las vacunas ayudan a prevenir enfermedades infecciosas y a salvar vidas. Las vacunas en la niñez son responsables del control de muchas enfermedades infecciosas que alguna vez fueron comunes en Estados Unidos, incluyendo la poliomielitis, el sarampión, la difteria, la tos ferina o convulsa, la rubéola (sarampión alemán), las paperas, el tétanos y la enfermedad Haemophilus influenzae tipo b. Aunque en la actualidad en Estados Unidos se registran muy pocos casos de enfermedades que se pueden prevenir mediante la vacunación, los virus y bacterias que las causan todavía existen. Las vacunas previenen las enfermedades en las personas que las reciben y las protegen cuando éstas entran en contacto con aquellos individuos que no han sido vacunados.

El uso de vacunas para enfermedades comunes que se dan en la infancia ha disminuido las incidencias de la difteria, el sarampión, el síndrome congénito de rubéola y la enfermedad invasiva Haemophilus influenzae tipo b (meningitis, sepsis) en un 99% y la poliomielitis salvaje en un 100%.

Todavía existe una gran desigualdad en lo que respecta a la vacunación infantil dentro del seno de las minorías raciales y étnicas, especialmente entre las edades de 19 y 35 meses. En 2001, el 75.2% de los niños caucásicos recibieron la vacunación completa correspondiente a su edad mientras que sólo el 67.1% de los niños afroamericanos recibió el mismo nivel de vacunación.

¿Cuándo debo empezar a vacunar a mi hijo?
La protección temprana es vital, por lo cual la vacunación comienza en el momento del nacimiento. Iniciar la inmunización en las fases tempranas es crucial dado que el sistema inmune del infante todavía no tiene las defensas necesarias para combatir las enfermedades infecciosas. En efecto, los bebés y los niños pequeños son especialmente vulnerables a esas enfermedades y a sus graves complicaciones. Por eso la vacunación es una de las herramientas más importantes que tenemos para proteger a los niños contra las diferentes enfermedades. De igual forma, para estar correctamente inmunizado y protegido, un niño debe haber completado la serie primaria de dosis recomendadas antes de cumplir los dos años.

¿Por qué mi hijo necesita tantas vacunas al mismo tiempo?

Deberíamos considerarnos afortunados por disponer de vacunas que protejan a nuestros hijos de tantas enfermedades peligrosas. La protección de los niños durante los dos primeros años más vulnerables de sus vidas requiere la administración simultánea de varias dosis de vacunas. Los investigadores están trabajando para combinar más de una vacuna en una sola inyección y así reducir el número de pinchazos. Muchos estudios han probado que la inoculación simultánea no compromete el sistema inmune ni causa cualquier otro efecto adverso.

¿Son seguras las dosis recomendadas?
Por ley, se requieren varios años de pruebas antes que una vacuna pueda ser aprobada. Además, una vez que las vacunas salen al mercado se analizan constantemente los estándares de seguridad y niveles de eficacia. Si bien las vacunas cumplen con las más altas exigencias de seguridad, ninguna medicina es 100% segura. Es más, una sustancia tan común y que ha salvado tantas vidas como la penicilina puede llegar a causar una reacción adversa en un número pequeño de personas. Sin embargo, para garantizar y mejorar la seguridad de los programas de vacunación las vacunas son sujeto de controles y perfeccionamiento continuos.
Para obtener mayor información sobre la vacunación infantil, visite:
La vacuna contra la gripe [PDF, 56KB]
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: programa de vacunación infantil [PDF, 448KB]

Para obtener mayor información sobre la vacunación de los adultos, visite:
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: programa de vacunación para adultos [PDF, 240KB]

Para obtener mayor información sobre la vacunación y la edad, visite:
Oficina del Programa Nacional de Vacunación (en inglés)

Es posible que necesite el programa Adobe Reader para visualizar el contenido de algunos enlaces presentados en esta página. Si todavía no dispone de Adobe Reader, puede descargarlo de forma gratuita. Salida del sitio





Última modificación: 11/10/2007 10:15:00 AM

OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias