Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes

Glosario bilingüe de prevención del VIH/SIDA





Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




OMH Contenido

Salud dental

Salud dental

 
 
Salud dental
 
 
Salud dental en Estados Unidos
Según un estudio publicado en agosto de 2005 bajo el título "Vigilancia de las caries dentales, selladores dentales, retención dental, edentulismo y fluorosis dental-Estados Unidos 1988-1994 y 1999-2002", el estado de salud bucal de los estadounidenses ha mejorado notoriamente durante la última década.

Entre los diferentes hallazgos se reconoce que desde 1994 ha habido una mejora de los porcentajes sobre niños y adolescentes que nunca han perdido dientes definitivos, un aumento en el uso de selladores dentales (capas delgadas de plástico que se aplican en las superficies masticatorias de los dientes posteriores para prevenir las caries) y un aumento en la retención de dientes entre la población adulta. Sin embargo, el informe revela que el 65% de los adolescentes entre 16 y 19 años han tenido caries o empastes en sus dientes definitivos. A pesar de la disminución en los índices de caries, el aumento en el uso de selladores dentales y una mayor retención de los dientes entre los adultos, las desigualdades que existen en torno a la salud bucal siguen siendo un problema significativo.

Los miembros de las minorías raciales y étnicas presentan un nivel desproporcionado de problemas relacionados a la salud bucodental. Hay que destacar que en comparación con los demás grupos raciales y étnicos de Estados Unidos, los afroamericanos, hispanos, nativo-americanos y nativos de Alaska, por lo general son los que más padecen problemas bucales. Sobre este punto también se puede añadir que las personas que gozan de seguro dental son menos que las que tienen seguro médico, al tiempo que el uso diario de servicios odontológicos es relativamente bajo entre las minorías raciales y étnicas.
Medidas para prevenir los problemas de salud bucal
Las enfermedades bucofaríngeas, que van desde las caries hasta el cáncer, causan dolor y discapacidades a millones de estadounidenses. Esto resulta preocupante si se toma en cuenta que prácticamente todas las enfermedades bucales pueden prevenirse.

En el caso de los niños, las caries son un problema común que comienza a manifestarse en edades tempranas. La pérdida de dientes en niños que residen en Estados Unidos afecta a más de un quinto del grupo entre 2 y 4 años, a la mitad de aquellos que están entre los 6 y los 8 años, y aproximadamente al 60% de los de 15 años. Los niños de familias de bajos recursos son los más afectados si se tiene en cuenta que alrededor de una tercera parte de ellos tienen caries que no han sido tratadas. Las caries sin tratar pueden causar dolor, disfunción, ausentismo escolar, bajo peso y problemas de apariencia, cuyas consecuencias pueden reducir significativamente la capacidad de triunfar en la vida.

Asimismo, la pérdida de piezas dentales también representa un problema para los adultos de los Estados Unidos, especialmente para el creciente número de adultos mayores que han conservado gran parte de su dentadura. Pese a este aumento en la retención dental, la pérdida de dientes sigue siendo un problema entre la población adulta mayor. Un cuarto de los adultos mayores de 60 años han perdido toda su dentadura. Esto se debe principalmente a las caries, problema que afecta a un 95% de todos los adultos. Por otro lado, entre una y cuatro personas adultas sufren enfermedades de las encías. Las consecuencias de la pérdida de piezas dentales trascienden los aspectos estéticos ya que pueden contribuir a problemas nutricionales por las limitaciones en el consumo de cierta clase de alimentos.

Además, los cánceres orales representan una amenaza para la salud de los adultos estadounidenses. Cada año, casi 28 mil personas se enteran que tienen cáncer de boca y garganta, y cerca de 7200 mueren a causa de ellas.
La salud bucal está relacionada con otras enfermedades
La hoja informativa de 2000 del Cirujano General de Estados Unidos sobre la salud bucal hace énfasis sobre los siguientes puntos:
  • Las lesiones de la boca y otras patologías bucales pueden llegar a ser las primeras manifestaciones de la infección por VIH y pueden servir de referencia para determinar la fase de la infección y el grado de progresión hacia el SIDA.
  • Los estudios realizados a mujeres que han entrado en fase posmenopáusica sugieren que la pérdida del tejido óseo en el maxilar inferior puede preceder a la pérdida de masa ósea, condición clínica que se observa en la osteoporosis.
  • Las infecciones en las encías han sido llamadas “la sexta complicación de la diabetes”, dado que las personas que tienen diabetes son más propensas a desarrollar la enfermedad periodontal.
  • Estudios recientes indican un aumento en el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y paro cardíaco en personas con infecciones en las encías, sobre lo cual se advierte que el riesgo aumenta en función a la gravedad de la infección bucal. No obstante, todavía no existe evidencia suficiente para definir la infección bucal como un factor de riesgo independiente en las enfermedades o ataques cardíacos.
  • Algunos estudios han descubierto que las madres de bebés prematuros o de bajo peso tienden a tener enfermedades de las encías con cuadros de mayor gravedad que las madres de bebés de peso normal. Sin embargo, se necesitan realizar más investigaciones para determinar si las infecciones de las encías contribuyen a que los bebés nazcan con bajo peso o de forma prematura.
¿Qué puede hacer para mantener una buena salud bucal?
  • Beber agua fluorada y también utilizar pasta dental fluorada. La protección que brinda el flúor combate las caries y es efectiva para todas las edades.
  • Cuide de sus dientes y encías. El cepillado profundo y el uso de hilo dental ayudan a reducir la placa dental y pueden prevenir la gingivitis, la forma más leve de la enfermedad de las encías.
  • Evite el tabaco. Además de todos los riesgos para la salud que acarrea el consumo de tabaco, los fumadores presentan 7 veces más riesgo de desarrollar la enfermedad de las encías que los no fumadores. El consumo de tabaco en cualquiera de sus formas—cigarrillos, pipas, mascar tabaco—aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de las encías, cáncer bucofaríngeo y la infección de micosis oral (candidiasis). Por su parte, mascar tabaco que contenga azúcar aumenta el riesgo de tener caries.
  • Limite el consumo de alcohol. El abuso de alcohol es también un factor de riesgo para el cáncer bucofaríngeo. Cuando el alcohol y el tabaco se consumen por separado siguen siendo factores de riesgo para el cáncer bucofaríngeo pero los efectos nocivos son aun más altos cuando se consumen de forma combinada.
  • Sea inteligente a la hora de elegir lo que come. Tanto niños como adultos deberían evitar el azúcar y el almidón en los tentempiés o colaciones entre comidas. Además, limite el número de tentempiés durante el día. La dosis diaria recomendada de cinco frutas y vegetales ricos en fibras, estimula el flujo salival y ayuda a mineralizar nuevamente las superficies de los dientes que se encuentran en la fase temprana de desprendimiento.
  • Realice controles odontológicos periódicos. Los controles pueden detectar los primeros síntomas de cualquier problema relacionado a la salud bucal y pueden conducir a tratamientos preventivos que evitan daños futuros e incluso en algunos casos pueden revertir la situación. La limpieza de los dientes hecha por un dentista o higienista dental también es importante para prevenir problemas bucales, en especial cuando el cuidado propio resulta difícil.
  • Las personas con diabetes deben controlar su enfermedad para prevenir posbiles complicaciones e incluso reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de las encías.
  • Si los medicamentos le producen sequedad bucal, consulte con su médico sobre otras alternativas.
  • Controle su salud bucal antes de comenzar un tratamiento contra el cáncer. La radiación en la cabeza o cuello y la quimioterapia pueden causarle problemas a su dentadura y encías. Es importante atender los problemas bucales antes de empezar un tratamiento contra el cáncer porque puede ayudar a prevenir o limitar las complicaciones o daño en los tejidos.
Para obtener mayor información sobre la salud bucal, visite:
Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial
http://www.nidcr.nih.gov/espanol/

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: salud dental
http://www.cdc.gov/Spanish/dental.htm






Última modificación: 13/10/2007 12:32:00 PM

OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias