Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




Búsqueda temática
 
  Las noticias de HealthDay imaginan para el artículo titulado: Unos antidepresivos comunes son demasiado arriesgados durante el embarazo, afirman investigadores  
 
Noticias
Unos antidepresivos comunes son demasiado arriesgados durante el embarazo, afirman investigadores
Pero otra experta no está de acuerdo, y afirma que todas las opciones deben estar abiertas para las mujeres que se enfrentan a esta situación

Por Amanda Gardner
Reportero de Healthday

Read this news in English

MIÉRCOLES, 31 de octubre (HealthDay News) -- Las mujeres que toman una clase popular de antidepresivos durante el embarazo podrían estar arriesgando la salud de sus fetos en desarrollo, y el riesgo podría superar cualquier beneficio para la madre, sugiere una nueva revisión de los datos.

Según la nueva investigación, el uso de inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), que incluyen a Celexa, Paxil, Prozac y Zoloft, durante el embarazo puede aumentar el riesgo de pérdida, nacimiento prematuro, complicaciones del embarazo como la preeclampsia y problemas neuroconductuales como el autismo más adelante.

"Hay una evidencia clara y preocupante de riesgo cuando las mujeres embarazadas usan estos fármacos", señaló el Dr. Adam Urato, autor principal del estudio que aparece en la edición en línea del 31 de noviembre de la revista Human Reproduction.

Por otro lado, apuntó, no hay evidencia clara de que los ISRS en realidad beneficien a la madre en términos de aliviar la depresión de leve a moderada.

Sin embargo, no todos se mostraron de acuerdo con las conclusiones de los investigadores. La Dra. Beatriz Currier es profesora asociada de psiquiatría y ciencias conductuales en la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

Currier apuntó que no hay recomendaciones generales sobre la mejor forma de tratar la depresión durante el embarazo, y que "toda mujer que se presenta ante un profesional clínico tiene que someterse a un análisis individual sobre los beneficios y el riesgo de la terapia antidepresiva".

Currier también dijo que "no hay datos concluyentes sobre un mayor riesgo de pérdida del embarazo asociado con los antidepresivos". Tampoco hay motivos para concluir que la tasa de preeclampsia o de defectos congénitos sea más elevada, apuntó, aunque hay cierta evidencia de que el uso de antidepresivos podría estar asociado con bebés de bajo peso al nacer.

Según la información de respaldo del estudio, los antidepresivos son los fármacos más recetados entre los adultos de 18 a 44 años. Hasta el trece por ciento de las mujeres embarazadas toman un antidepresivo. Muchas de esas mujeres quizás estén siendo tratadas por infertilidad, una afección que con frecuencia es acompañada de la depresión.

En 2010, casi 7,000 bebés concebidos a través de fertilización in vitro (FIV) podrían haber sido expuestos a un antidepresivo, apuntaron los autores del estudio.

En la investigación, Urato y su equipo observaron la literatura existente sobre las mujeres que tenían problemas de infertilidad y que también tomaban un ISRS. Dijeron que hallaron una serie de problemas.

En primer lugar, algunos de los estudios sugieren que los ISRS podrían en realidad socavar los esfuerzos de las mujeres por quedar embarazadas, apuntaron los investigadores. Y entre las que quedan embarazadas, los fármacos podrían aumentar el riesgo de pérdida del embarazo y de problemas congénitos en sus hijos. La asociación más sorprendente fue entre el uso de Paxil (paroxetina) en el embarazo y el riesgo de defectos cardiacos congénitos, apuntaron.

Los autores del estudio anotaron que en 2005 la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU. pidió a GlaxoSmithKline, fabricante de Paxil, que cambiara la categoría del fármaco respecto al embarazo de una calificación "C" a una "D", lo que indica que conlleva un riesgo para el feto.

Los autores también señalaron que un estudio de 2011 del Programa de Atención Médica Kaiser Permanente del Norte de California halló "un aumento del doble en el riesgo de trastornos del espectro autista asociado con el tratamiento materno con antidepresivos ISRS durante el embarazo. El efecto más potente se asoció con el tratamiento durante el primer trimestre".

Por otro lado, ¿no es la depresión sin tratar en la futura madre un peligro tanto para ella como para el feto? Según Currier, a veces los ISRS siguen siendo la mejor opción para las mujeres que se enfrentan a esta situación.

"En términos generales, para las mujeres con depresión leve, la primera opción de tratamiento es la terapia cognitivo conductual u otras [formas] de tratamiento no farmacológico", planteó. "Pero en muchos casos, las pacientes de depresión moderada y grave de hecho necesitan terapia antidepresiva para tratar sus enfermedades psiquiátricas comórbidas, que no pueden ser ignoradas ni pasadas por alto", añadió Currier.

Sin embargo, Urato dijo que un creciente número de estudios hallan que los ISRS tienen poco beneficio clínico en la depresión de leve a moderada cuando se comparan con un placebo.

Quizás haya otras alternativas para las mujeres que luchan contra la depresión, añadió la autora líder del estudio Alice Domar, directora ejecutiva del Centro Domar para la Salud de Cuerpo y Mente de Boston IVF. La página web del centro describe que éste se dedica a "mejorar la conexión entre cuerpo y mente" a través de intervenciones como "la acupuntura, la psicología, la nutrición y el yoga restaurativo".

Según Domar, la terapia cognitivo conductual, en que los pacientes aprenden a dirigir su pensamiento y su conducta hacia fines más constructivos, probablemente cuente con la mayor cantidad de evidencia de respaldo.

El ejercicio también ha demostrado su eficacia, y el yoga podría tener cierto beneficio, añadió.

"Lo que no deseo hacer es asustar a las mujeres embarazadas que sufren de depresión grave", señaló Domar. "No sugiero que alguien que tenga ideaciones suicidas deje de tomar los antidepresivos de repente. Hay que tener en cuenta la proporción entre riesgo y beneficio de cada individuo. Ante el caso [de ideación suicida] el riesgo para la madre y el bebé es mucho mayor que el riesgo que plantea un ISRS. Entre las que tienen depresión leve o moderada, la proporción va en dirección contraria", anotó.

Urato agregó que "no decimos que las mujeres no deban tomar ISRS. La meta es darles información para que puedan tomar las decisiones adecuadas para ellas".

Más información

WomensHealth.gov ofrece más información sobre cómo afrontar la depresión durante el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

FUENTES: Adam Urato, M.D., chairman, obstetrics and gynecology, MetroWest Medical Center and maternal-fetal medicine specialist, Tufts Medical Center, Boston; Alice Domar, Ph.D., executive director, Domar Center for Mind/Body Health, Boston IVF; Beatriz Currier, M.D., associate professor, psychiatry and behavioral sciences, University of Miami Miller School of Medicine; Oct. 31, 2012, Human Reproduction, online
© Derechos de autor 2012, HealthDay

La información en los artículos de HealthDay News procede de diferentes fuentes y no responde a la política del Gobierno federal. El Centro de Información de la Oficina de Salud de las Minorías no se hace responsable de las opiniones, productos y servicios que puedan aparecer en los artículos publicados.

Última modificación: 01/11/2012 04:00:00 p.m.
OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias