Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes

Glosario bilingüe de prevención del VIH/SIDA





Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




Búsqueda temática
 
  Las noticias de HealthDay imaginan para el artículo titulado: ¿Por qué comemos en exceso incluso cuando estamos llenos?  
 
Noticias
¿Por qué comemos en exceso incluso cuando estamos llenos?
Un pequeño estudio explora la forma en que el cuerpo reacciona ante las tentaciones

Por Alan Mozes
Reportero de Healthday

Read this news in English

JUEVES, 3 de mayo (HealthDay News) -- Un grupo de investigadores italianos ha descubierto evidencia de que independientemente qué tan "llena" se sienta una persona, el cuerpo está programado para recompensarse comiendo de más cuando es tentado con alimentos sabrosos.

El estudio sobre la llamada "hambre hedonista" fue pequeño, con apenas ocho participantes, y los autores reconocen que sus hallazgos son preliminares.

Sin embargo, creen que han identificado un vínculo fisiológico entre la indulgencia con la comida mucho más allá del punto de la "necesidad" calórica y un aumento reactivo en los niveles de dos compuestos químicos claves.

Uno de los compuestos es la grelina, una hormona producida en el estómago que ayuda a regular la recompensa y la motivación. El otro es un compuesto conocido como "2-AG" (2-araquidonilglicerol), que tiene que ver con el apetito.

"Es un estudio muy interesante", apuntó Joe Vinson, profesor de química de la Universidad de Scranton en Pensilvania. "Involucra a la psicología del cerebro, además de la bioquímica. Y sí, es totalmente probable que este tipo de control químico pudiera ocurrir, en que el cerebro desee un alimento de un tipo particular a pesar de que la persona esté llena". Vinson no participó en el estudio.

"Aquí están hablando de evolución darwiniana", añadió Vinson. "Estamos programados para llenarnos en caso de que luego escasee la comida. Y cuando se une esta bioquímica con un ambiente en que la comida es barata, está disponible y con frecuencia se provee en porciones inmensas, básicamente todo va contra nosotros. No comer en exceso se vuelve muy difícil".

El estudio, liderado por el Dr. Palmiero Monteleone, del departamento de psiquiatría de la Universidad SUN de Nápoles en Italia, aparece en la edición de junio de la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

Los autores dijeron que la idea de esencialmente comer por diversión, en lugar de comer para sobrevivir (conocido como "hambre homeostática"), es relativamente nueva. La mayor parte de la historia de la humanidad se ha enfocado en la lucha básica por recolectar suficiente comida, haciendo surgir un complejo sistema de impulsos fisiológicos y psicológicos que controlan la forma en que los humanos abordan la comida.

El equipo de investigación anotó que esos impulsos están muy en vigencia a pesar de un ambiente moderno de sobreabundancia alimentaria.

Para explorar cómo el hambre tradicional se manifiesta en el mundo moderno, Monteleone y colegas se enfocaron en cinco mujeres y tres hombres sanos de 21 a 33 años de edad. Ninguno de los participantes tenía sobrepeso ni era obeso, y todos estaban libres de cualquier conducta problemática dietaria o de atracones.

Cada uno participó en dos pruebas de alimentación, con un intervalo de un mes. En ambas ocasiones, los participantes primero consumieron un desayuno de 300 calorías compuesto de 77 por ciento de carbohidratos, 10 por ciento de proteína y 13 por ciento de grasa.

Tras cada comida, los participantes calificaron su nivel de hambre mientras esperaban que pasara una hora. En ese momento se ofreció a todos lo que ya se había establecido que era su comida favorita, una comida que desearían comer incluso después de sentirse llenos.

Durante cinco minutos, solo se permitió a los participantes ver u oler su comida favorita. En ese periodo, se les pidió describir qué tanta hambre tenían, qué tanto impulso tenían para comer el alimento y qué cantidad pensaban comer.

La segunda prueba fue similar, excepto que esta vez se ofreció a los participantes un artículo poco apetitoso, por ejemplo una combinación de pan, leche y mantequilla, que contenía exactamente los mismos nutrientes y calorías que el artículo sabroso de la primera prueba.

El resultado fue que a pesar de una sensación general de saciedad tras el desayuno, los participantes dijeron que su impulso a comer y la cantidad que pensaban comer eran significativamente mayores ante su comida favorita, en comparación con la comida poco apetitosa.

Además, pruebas sanguíneas revelaron que cuando los participantes comían su alimento favorito, los niveles en sangre de la hormona grelina aumentaban significativamente y permanecían altos durante hasta dos horas.

En cambio, los niveles de grelina bajaron progresivamente tras comer el equivalente nutricional del artículo poco apetitoso.

Los niveles del compuesto 2-AG se redujeron tras comer tanto la comida favorita como la poco apetitosa. Sin embargo, los niveles de 2-AG siguieron siendo mucho más altos (durante hasta dos horas) tras la exposición y el consumo del alimento favorito, en relación con los niveles registrados con el alimento no favorito.

"El proceso fisiológico subyacente de comer de forma hedónica no se comprende del todo", apuntó Monteleone en un comunicado de prensa de la revista. Pero sugirió que "comprender los mecanismos fisiológicos que subyacen a esta conducta alimentaria podría arrojar cierta luz sobre la epidemia de la obesidad".

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

FUENTES: Joe Vinson, Ph.D., professor of chemistry, University of Scranton, Scranton, Penn.; Endocrine Society, May 3, 2012, news release; June 2012 Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism
© Derechos de autor 2012, HealthDay

La información en los artículos de HealthDay News procede de diferentes fuentes y no responde a la política del Gobierno federal. El Centro de Información de la Oficina de Salud de las Minorías no se hace responsable de las opiniones, productos y servicios que puedan aparecer en los artículos publicados.

Última modificación: 04/05/2012 04:00:00 p.m.
OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias