Skip Navigation

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.www.hhs.gov

Oficina de Salud de las Minorías (teléfono: 1-800-444-6472)
Sobre OMH
Nuestros Servicios
Prefil: Hispanos/Latinos
Desigualdades en Salud
Organizaciones Latinas
Para una Vida Saludable
OASH Página Principal

Infografía de una persona haciendo una pregunta
¿Necesita ayuda?
Preguntas frecuentes



Siga a la Oficina de Salud de las Minorías en Twitter




Búsqueda temática
 
 
Las desigualdades sociales en la salud
 
 
Las desigualdades sociales en la salud
¿QUÉ SON LAS DESIGUALDADES SOCIALES EN SALUD?
Las desigualdades en salud suelen definirse como una serie de diferencias significativas entre una población y otra. El Acta de Investigación y Educación sobre la Salud de las Minorías y las Desigualdades de la Salud, elaborado en el año 2000, autoriza varios de los programas del Departamento de Salud y Servicios Humanos y describe estas desigualdades como las diferencias en “el índice total de incidencia de enfermedades, prevalencia, morbilidad, mortalidad o índices de supervivencia”. Existen diferentes factores que contribuyen a las desigualdades sanitarias y muchas poblaciones se ven afectadas por estas inequidades, incluyendo las minorías raciales y étnicas, residentes de zonas rurales, mujeres, niños, ancianos y personas discapacitadas.
LAS DESIGUALDADES EN MATERIA DE VIH/SIDA
El 1 de diciembre es el Día Mundial de la lucha contra el SIDA. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), a fines de 2003, Estados Unidos contaba con un número estimado de entre 1,039,000 y 1,185,000 personas infectadas con VIH/SIDA. En el 2003 se registraron 32,048 casos de VIH/SIDA a través de informes de larga data con carácter confidencial procedentes de 33 áreas de Estados Unidos (32 estados e Islas Vírgenes). Cuando se toman en cuenta los 50 estados, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estima que unas 40 mil personas se infectan anualmente con el virus de inmunodeficiencia humana.

En 2003, los hombres que mantenían relaciones sexuales con otros hombres representaban la mayor proporción de diagnósticos de VIH/SIDA, seguidos por los adultos y adolescentes infectados por medio de relaciones heterosexuales. En ese mismo año, casi tres cuartos de los diagnósticos de VIH/SIDA se realizaron en hombres adolescentes y adultos.

Las personas de los grupos étnicos y raciales se ven afectadas por el VIH/SIDA en forma desproporcionada. En el año 2003, los afroamericanos, quienes conforman aproximadamente el 12 % de la población de los Estados Unidos, representaron la mitad de los diagnósticos de VIH/SIDA. Entre los índices de diagnósticos positivos de todos los grupos raciales y étnicos, el segundo más alto fue el de los hispanos. Como se mencionó previamente, el índice más alto fue para los afroamericanos (76.4 casos cada 100,000 habitantes), seguidos por el índice de los hispanos (26 por cada 100,000 habitantes), los nativo-americanos y los nativos de Alaska (11.2 por cada 100,000 habitantes), los blancos (7 por cada 100,000 habitantes) y los asiáticos e isleños del Pacífico (4.9 por cada 100,000 habitantes).

En los Estados Unidos, el SIDA también afecta en forma desproporcionada a los niños afroamericanos. Aunque sólo el 16% de los niños de Estados Unidos son afroamericanos, en 2003 el 62% de los casos de niños con SIDA eran de afroamericanos. La proporción de niños hispanos con SIDA (22%) es un poco mayor que la proporción de niños hispanos en los Estados Unidos (20%). La proporción de casos entre los niños blancos y asiáticos e isleños del Pacífico, es más baja que la proporción de niños de esas razas y grupos étnicos en la población total. En 2003, no se registraron diagnósticos positivos en niños nativo-americanos y nativos de Alaska.

Además, el índice de SIDA entre los niños afroamericanos en 2003 fue 1.1 por cada 100,000 habitantes, un índice 11 veces mayor que entre los niños blancos (0.1 por cada 100,000 habitantes). Estos índices reflejan la desproporción que existe en Estados Unidos en torno a la distribución racial y étnica del VIH y SIDA entre las mujeres afroamericanas.
UNA LUZ DE ESPERANZA
Durante la segunda mitad de la década de 1990, los avances en el tratamiento del SIDA retrasaron la progresión del VIH y ayudaron a disminuir sustancialmente las muertes causadas por SIDA. A pesar de que persiste la disminución de muertes por SIDA (disminuyeron un 3% entre 1999 y 2003), el número de diagnósticos de SIDA aumentó aproximadamente un 4% en ese período.

La mejora en los tratamientos ha resultado en un aumento del número de personas que viven con SIDA en los Estados Unidos. Desde fines de 1999 hasta fines de 2003, el número de personas en los Estados Unidos que estaban viviendo con el virus del SIDA aumentó de 311,205 a 405,926, un incremento del 30%.
¿QUÉ ESTÁ HACIENDO EL DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS?
A continuación se ofrecen algunos ejemplos de los programas vigentes que han sido implementados a través del Departamento de Salud y Servicios Humanos.
INICIATIVA SOBRE EL SIDA PARA LAS MINORÍAS (MAI, POR SIGLAS EN INGLÉS)
Este proyecto consiste en disponer de fondos para organizaciones comunitarias, instituciones de investigación, colegios y universidades que trabajan para las minorías, como también para departamentos de salud a nivel local y estatal, e instituciones correccionales. De esta manera se procura brindar ayuda para tratar la epidemia del VIH/SIDA, prestándose particular atención a los grupos minoritarios.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, está trabajando a través de sus agencias para subvencionar programas destinados a la prevención y educación del VIH/SIDA, proyectos de investigación e iniciativas de carácter religioso. Del mismo modo, los subsidios están dirigidos a apoyar programas penitenciarios, planes de ampliación de la capacidad de los tratamientos, servicios bilingües y biculturales, y otros proyectos especiales.

Las agencias que forman parte del emprendimiento son las que se mencionan a continuación:

  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).
  • Administración de Servicios de la Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA).
  • Institutos Nacionales de la Salud (NIH)
  • Administración de Recursos y Servicios de Salud (HRSA).
  • Oficina de Salud de las Minorías (OMH).
  • Servicios de Salud para las Poblaciones Indígenas (IHS).
OFICINA DE SALUD DE LAS MINORÍAS (OMH, POR SUS SIGLAS EN INGLÉS)
A través de su Programa de Acuerdo Cooperativo para la Prevención y Educación del VIH/SIDA y la puesta en marcha de otros programas de subvención, la Oficina de Salud de las Minorías trabaja para mejorar el estado de salud de los grupos minoritarios afectados por la enfermedad. En esta misma órbita, se brinda asistencia a organizaciones que educan y trabajan sobre la problemática del SIDA en las diferentes comunidades de los Estados Unidos.
ADMINISTRACIÓN DE RECURSOS Y SERVICIOS DE SALUD (HRSA, POR SUS SIGLAS EN INGLÉS)
La Administración de Recursos y Servicios de Salud supervisa la legislación federal Ryan White sobre el plan de contingencia contra el SIDA, cuyo objetivo radica en atender las necesidades de los portadores de VIH mediante la subvención de los cuidados primarios y servicios de ayuda. El programa Ryan White ayuda a que las minorías raciales y étnicas reciban los servicios de atención primaria a través de los centros de salud comunitarios. Para obtener mayor información, visite http://hab.hrsa.gov/.
LOS CENTROS PARA EL CONTROL Y LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES (CDC, POR SUS SIGLAS EN INGLÉS)
La misión de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades es prevenir la infección del VIH y reducir la incidencia de la enfermedad y mortalidad relacionada con el virus. Para lograr dicho propósito, se trabaja en colaboración con la comunidad, el Gobierno federal y organizaciones nacionales e internacionales. Los programas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades apuntan a mejorar el tratamiento, el cuidado y los servicios de contención emocional para las personas portadoras del VIH, e intentan ampliar las capacidades e infraestructuras para tratar la pandemia del VIH/SIDA.
EL PLAN DE EMERGENCIA DEL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS PARA ATENUAR EL IMPACTO DEL VIH/SIDA EN COLABORACIÓN CON EL PROGRAMA DE PREVENCIÓN GLOBAL DE LOS CENTROS PARA EL CONTROL Y LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES
Bajo la dirección de la Oficina del Coordinador del Programa Global del SIDA, Departamento de Salud y Servicios Humanos, el programa Global del SIDA (GAP, por sus siglas en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, trabaja codo a codo con el Gobierno federal a fin de implementar el Plan de Emergencia para atenuar el impacto del SIDA. El Programa Global del SIDA ayuda a los países carenciados a prevenir el SIDA, a mejorar la calidad de los tratamientos, el cuidado y el apoyo para las personas portadoras del virus. Para obtener mayor información, visite http://www.cdc.gov/nchstp/od/gap/WAD.htm
ADMINISTRACIÓN DE SERVICIOS DE LA SALUD MENTAL Y ABUSO DE SUSTANCIAS (SAMHSA, POR SUS SIGLAS EN INGLÉS)
En la actualidad, la Administración de Servicios de la Salud Mental y el Abuso de Sustancias cuenta con un programa para la prevención del abuso de sustancias (SAP, por sus siglas en inglés) y otro programa destinado a prevenir el VIH dentro de los grupos minoritarios. Ambas iniciativas subvencionan servicios de prevención y tratamientos de rehabilitación para las personas que tienen VIH o se encuentran en riesgo de contraer el virus. Los subsidios están dirigidos a los afroamericanos, hispanos/latinos y otros colectivos raciales y étnicos que han sido gravemente afectados por el abuso de sustancias y el VIH/SIDA.
LA CAMPAÑA DE LIDERAZGO PARA COMBATIR EL SIDA
La Oficina de Política Nacional sobre el Sida lanzó la Campaña de liderazgo para combatir el SIDA en 1999 como parte de la iniciativa para contrarrestar el flagelo del SIDA en los grupos minoritarios. El objetivo de la campaña reside en brindar apoyo a organizaciones internas y externas, ofreciéndoles asistencia técnica en diferentes áreas: desarrollo organizacional, optimización de recursos, proyectos de comunicación, diseño de páginas de Internet, diseño gráfico, apoyo logístico, elaboración de programas y apoyo en las instancias de evaluación. A efectos de instrumentar una nueva estrategia de proyección social, la Oficina de Política Nacional sobre el SIDA trabaja junto con líderes de la sociedad civil, de la salud pública y dirigentes religiosos, que no hayan trabajado previamente en el marco de la lucha contra el VIH/SIDA. La idea es educar, motivar y movilizar a los líderes de los colectivos minoritarios de Estados Unidos para que se comprometan en la lucha contra el VIH/SIDA. Para obtener mayor información, visite http://www.hhs.gov/ophs/ohap/



Última modificación: 10/10/2007 03:04:00 p.m.
OMH Página principal  |  HHS Página principal  |  USA.gov  |  Descargo de responsabilidad  |  Política de privacidad  |  HHS FOIA  |  Accesibilidad
Mandato de un Lenguaje Sencillo  |  Mapa del sitio  |  Contáctenos  |  Visualizadores y reproductores

Oficina de Salud de las Minorías
Línea gratuita: 1-800-444-6472 / Fax: 301-251-2160
Correo electrónico: info@minorityhealth.hhs.gov

Buzón de sugerencias